20/04/2018.

Condado-Paradanta: un proyecto pionero de atención a la salud mental en el rural



La asociación Avelaíña se constituyó en el año 1997 en A Guarda con la misión de potenciar la inclusión de las personas con problemas de salud mental y sus familiares en la provincia de Pontevedra. A lo largo de estos 20 años, la entidad prestó servicios en las comarcas de Baixo Miño y Val Miñor, trabajando en las áreas socioeducativa, terapéutica, ocupacional y prelaboral en el ámbito de la salud mental. 

El año pasado, en respuesta a la petición de trabajadoras sociales de las comarcas de Condado y Paradanta, Avelaíña diseñó el proyecto Achego para acercar la atención sociosanitaria a las personas con problemas de salud mental y a sus familiares en sendas comarcas. Con el apoyo de FEAFES Galicia y fondos de la Consellería de Política Social, este programa se puso en marcha mediante la contratación de un equipo específico de intervención que, con la ayuda del equipo asistencial de la entidad, atendió a 60 personas con problemas de salud mental y a sus familiares en tan sólo 4 meses

La situación que se encontró el equipo técnico del proyecto Achego fue más grave de lo esperado dada la falta de atención especializada en la zona. Los recursos específicos en salud mental son escasos y existen numerosos obstáculos que limitan el acceso a ellos: la distancia, la escasa combinación de transporte público, los costes económicos que implica el desplazamiento, etc.

Un dato destacable es que de las personas atendidas en el proyecto Achego, el 14% no estaban valoradas previamente, por lo que carecían de diagnóstico y de un tratamiento adecuado. Esto provocaba importantes problemas familiares derivados de situaciones en las que los síntomas de la patología mental toman un papel relevante. Las condiciones propias de la zona (rural, con la población envejecida, problemas de transporte, etc.) agravan la situación.

Cuando finalizó el proyecto, el equipo de intervención manejaba una lista de espera de 39 personas con problemas de salud mental a las que no fue posible atender, lo cual, unido a la valoración muy positiva que hicieron las personas beneficiarias del programa, hizo que Avelaíña considerase necesario continuar con esta actuación.

Por esta razón, la asociación expuso a los ayuntamientos de Condado y Paradanta una fórmula de intervención urgente que pivotaría sobre tres líneas básicas de actuación: una Unidad de Apoyo Comunitario en Salud Mental con sede en Ponteareas, un Servicio de Atención Domiciliaria, y acciones de coordinación con los servicios sociosanitarios y comunitarios de ambas comarcas. 

El objetivo de este proyecto es mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de salud mental, sus familiares y allegados en las comarcas de Condado y Paradanta, potenciando la atención psicosocial en su entorno sociofamiliar y comunitario más próximo. Esta propuesta abre una alternativa real a la atención a la salud mental en entornos de población dispersa como es el caso del rural, desarrollada a partir de la propia experiencia sin atender a modelos preestablecidos.

A principios del mes de abril, representantes de Avelaíña se reunieron con los alcaldes de Condado-Paradanta para trasladarles la necesidad de que los ayuntamientos aporten financiación para garantizar sus servicios, ya que la asociación no puede estar cada año con la incertidumbre de saber si la Consellería de Política Social les dará una subvención o no para continuar su labor. De este modo, los alcaldes se comprometieron a reunir 20.000 euros para evitar el cese de los servicios que presta Avelaíña, comprometiéndose a aportar financiación para apoyar económicamente la atención de los vecinos con problemas de salud mental.

De este modo, este proyecto se constituye como una experiencia de sinergia entre el movimiento asociativo -motor del programa-, profesionales de la salud mental, profesionales del trabajo social, la Consellería de Política Social, la Consellería de Sanidade y los ayuntamientos. Esta sinergia es, precisamente, el camino a seguir hacia la atención integral del colectivo, siendo la primera vez que esto se consigue en Galicia y considerándolo un modelo aplicable en otras zonas del territorio.

Compartir contenido