03/12/2017.

Día Internacional de la Discapacidad

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2017, y en la misma línea de las demandas y reivindicaciones de la Organización de Naciones Unidas y del CERMI, hacemos público el siguiente manifiesto que fue leído en el acto conmemorativo celebrado en A Coruña, “Bajo el mismo paraguas”.

MANIFIESTO

Hoy conmemoramos como cada 3 de diciembre el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, instituido por la Organización de las Naciones Unidas. Es un día muy especial para todo el colectivo, porque por segundo año consecutivo nos hemos reunido nada menos que 28 entidades sociales de A Coruña y su área que trabajamos para que las personas con discapacidad tengan una vida plena y feliz.

Nuestra voz tiene cada vez más fuerza. Este año, a esta misma hora, cientos de personas asisten también a una gran paraguada de colores en las ciudades de Vigo y Pontevedra.
 
Ésa es nuestra intención: que en un futuro en toda Galicia se oiga, alta y clara, la voz de las personas con discapacidad. Todos los abrigamos bajo un mismo paraguas y perseguimos un fin común: lograr la plena inclusión, la participación activa en la sociedad y la defensa de derechos. 

Y uno de esos derechos fundamentales es la accesibilidad universal, que ha de ser promovida, amparada y garantizada por los poderes públicos, y respetada por toda la ciudadanía. Queremos recordar que en el año 2003 España aprobó una legislación básica que establecía que todos los espacios, públicos y privados, tenían que ser accesibles a partir de esa fecha. 

Mañana, 4 de diciembre de 2017, finaliza el plazo legal para que todos los espacios estuviesen adaptados. El día ha llegado, y los deberes no están hechos.

Pese a los recordatorios, los continuos avisos y las denuncias reiteradas, asistimos hoy a un fracaso colectivo como sociedad y como país, imputable especialmente a los poderes públicos y administraciones, que han evidenciado su incapacidad para garantizar el cumplimiento de la ley en materia de accesibilidad universal.

Todas las personas tenemos derecho a poder hacer nuestra vida sin encontrar barreras, no sólo físicas, sino también cognitivas y sociales, acceder a cualquier espacio público y privado sin preguntar antes si tienen o no una rampa, un baño adaptado, un cartel legible, un timbre o un estante a una altura accesible, o algo tan básico como disponer de un ascensor para salir de tu casa, algo imposible en muchas comunidades de vecinos.

Ante esta situación, el tejido social de la discapacidad intensificará su tarea de presión, crítica y denuncia, desplegando una estrategia activa de movilización y contestación contra los incumplimientos por vulnerar  los derechos humanos de esta parte de la diversidad social que son las personas con discapacidad.

Se denunciarán las violaciones de derechos por falta de accesibilidad universal, se exigirá la actuación de los poderes públicos para corregir las deficiencias existentes, con inversiones suficientes, sanciones a los incumplimientos y mejoras en la legislación; y se promoverá con firmeza trasladar a toda la sociedad la importancia de conseguir esa accesibilidad universal.

No estamos solos. Sólo las 28 asociaciones que estamos hoy aquí representamos a una base social de más de 22.000 personas, pero son millones de ciudadanos los que hoy, en todo el mundo, exigen lo mismo.

Ése es nuestro poder: las personas. Y junto a ellas estaremos siempre para exigir una igualdad efectiva y un auténtico estado de bienestar sin discriminaciones. 
Compartir contenido