04/10/2018.

Los técnicos del programa PAIEM comparten experiencias

El pasado 2 de octubre, los equipos del Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedad Mental en Centros Penitenciarios de Galicia (PAIEM), realizaron una visita al Centro Penitenciario de Teixeiro con el fin de intercambiar información, metodologías, realidades y conocimientos sobre las actividades que llevan a cabo al amparo de este programa.

A través del PAIEM, se realiza un trabajo de intervención con personas con problemas de salud mental grave y crónica recluidas en los centros penitenciarios gallegos. Se lleva a cabo a través de un convenio de colaboración entre Saúde Mental FEAFES Galicia, la Fundación Barrié y la Secretaría General de Instituciones del Ministerio de Interior. 

Actualmente, el programa PAIEM se aplica en los cinco centros penitenciarios de Galicia a través de las asociaciones Alume (Bonxe y Monterroso), Morea (Pereiro de Aguiar), Lenda (A Lama y CIS Carmen Avendaño) y APEM (Teixeiro y CIS Carmela Arias). Para eso, los técnicos de las asociaciones trabajan coordinadamente con los funcionarios y profesionales de los centros penitenciarios.

En el encuentro celebrado esta semana participaron alrededor de 25 personas entre técnicos de las asociaciones que llevan a cabo el programa, coordinadores de Saúde Mental FEAFES Galicia, técnicos de los centros penitenciarios y representantes de la Fundación Barrié, entidad que juega un importante papel en este programa gracias a su apoyo económico.

A lo largo de la jornada, hubo tiempo para analizar y debatir acerca del modelo del programa, compartir experiencias concretas, visitar un módulo del Centro Penitenciario de Teixeiro, exponer modelos de ejecución de otros centros, mostrar la intervención realizada por las distintas asociaciones, presentar el Programa Puente o analizar el reto de la acogida de las personas que salen de estos centros.

El objetivo final del programa PAIEM es conseguir que las personas internas con problemas de salud mental conozcan y aprendan a manejar su patología, evitando recaídas y favoreciendo a la vez su participación en los programas y recursos del centro. El último año, en este programa participaron 166 personas con enfermedad mental grave y persistente, se atendieron a 22 familias y fueron formados 44 funcionarios.
Compartir contenido