13/11/2019.

Nos acercamos al final del Programa de Inclusión Social

El 30 de noviembre finaliza el proyecto “Inclusión Social: Atención Integral a Personas con Discapacidad por Enfermedad Mental”, que está cofinanciado por la Consellería de Política Social, el Fondo Social Europeo y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco de los programas operativos FSE Galicia 2014-2020 y Feder Galicia 2014-2020.

Tras año y medio de trabajo para mejorar la inclusión sociolaboral de personas con problemas de salud mental, tratamos de dar respuesta a la situación de las 110 personas que participaron en el programa, atendiendo sus necesidades y demandas específicas individuales y facilitándoles el apoyo y acompañamiento social que precisan para una correcta inclusión y reinserción sociolaboral. 
 
El Programa de Inclusión Social, que comenzó en julio del 2018, contó con dos líneas de actuación: los itinerarios de inclusión sociolaboral con acompañamiento y transición al empleo para personas sin hogar o en grave riesgo de exclusión social y con enfermedad mental, en los que participaron 30 personas de las delegaciones de A Coruña, Santiago, Ourense y Pontevedra; y los itinerarios de inclusión sociolaboral con acompañamiento y transición al empleo para personas con enfermedad mental, dirigidos a 80 participantes de las delegaciones de A Coruña, Santiago, Lugo, Ourense y Pontevedra.

Con este programa se trató de dar cobertura a un perfil de personas con problemas de salud mental heterogéneo y complejo en cuanto al origen, edad o problemáticas (mujeres, tutelados, personas sin hogar, personas en grave riesgo de exclusión social...), donde fueron necesarias estrategias de afrontamiento innovadoras y creativas adaptadas a la nueva realidad de la exclusión social.

De este modo, este proyecto permitió mejorar la empleabilidad de los participantes demandantes de empleo y, en consecuencia, mejorar su integración social. Además, favoreció el conocimiento sobre las distintas fases del proceso de búsqueda de trabajo y la adquisición de los conocimientos y habilidades necesarias para superarlo exitosamente, al igual que se ofreció apoyo y asesoramiento en su incorporación al mercado laboral.

Durante el transcurso del programa también se realizaron acciones de orientación y asesoramiento, entrenamiento para la búsqueda de empleo, intermediación laboral y apoyo para el mantenimiento del puesto de trabajo.

En definitiva, el Programa de Inclusión Social trató de ofrecer oportunidades a personas con problemas de salud mental en situación de exclusión severa o en riesgo de exclusión, que son las que tienen más dificultades para lograr una inclusión plena en la comunidad.




Compartir contenido