27/06/2018.

Saúde Mental FEAFES Galicia muestra su profunda preocupación por las deficiencias detectadas en el Hospital Psiquiátrico de Conxo

Tras conocer el informe elaborado por el Defensor del Pueblo sobre la situación del Hospital Psiquiátrico de Conxo (del cual se pueden leer aquí las conclusiones), desde Saúde Mental FEAFES Galicia queremos mostrar nuestra profunda preocupación por esta realidad, las consecuencias de la misma y, sobre todo, por los años de estancamiento en la modernización de la atención a la salud mental en Galicia y todas las mejoras pendientes.

En primer lugar, señalar nuestro estupor ante la noticia de que un dispositivo sanitario sea investigado por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, lo cual es un claro indicador de la gravedad de la situación y del riesgo de vulneración de los derechos humanos al que están sometidos los pacientes de este recurso.

En segundo lugar, queremos destacar la contrariedad de que el Hospital Psiquiátrico de Conxo sea el último “manicomio” en funcionamiento en todo el territorio nacional, según la oficina del Defensor del Pueblo. Para el movimiento asociativo de salud mental, el cierre de los psiquiátricos gallegos clásicos o manicomios es una reivindicación histórica que comenzó hace más de treinta años, con la reforma psiquiátrica contemplada en la Ley de Sanidad de 1986. 

Los manicomios representaban una realidad completamente vergonzante para el colectivo de personas con problemas de salud mental, ya que su enfoque de atención y cuidado era totalmente anticuado e indigno. Tras el cierre de Castro de Rei en Vigo, Toén en Ourense y O Rebullón en Lugo (este último hace dos años), corroboramos que hoy en día, esta realidad aún sigue perpetuándose en Galicia en el psiquiátrico de Conxo.

Es por eso por lo que, desde Saúde Mental FEAFES Galicia, solicitamos que si no hay una solución rápida e idónea, el Hospital Psiquiátrico de Conxo sea clausurado del mismo modo que se procedió con los demás psiquiátricos históricos de Galicia. Del mismo modo, solicitamos la derivación de sus pacientes a recursos alternativos dignos e integrados en la comunidad, previa evaluación individualizada de la situación de las 221 personas que continúan ingresadas en la actualidad, teniendo en cuenta sus necesidades, derechos y dignidad personal.

Igualmente, considerando que la situación de Conxo no es más que un síntoma de la decadencia del sistema, solicitamos un rediseño del sistema de salud mental de Galicia teniendo en cuenta la Convención de las Personas con Discapacidad de la ONU y las recomendaciones del Relator de Salud Mental para la OMS, aprovechando, además, la coyuntura de estar en proceso de elaboración el Plan Gallego de Salud Mental.

Creemos que es conveniente y necesaria la creación de una comisión de trabajo de todos los sectores afectados por esta situación con el fin de encontrar la solución más idónea posible, para lo cual Saúde Mental FEAFES Galicia ofrece su total disponibilidad. El escenario relatado por el Defensor del Pueblo repercute de manera directa e incisiva en las personas usuarias de nuestros servicios, en sus familiares, en la calidad final de su atención y en la preservación de sus derechos como pacientes y como usuarios de un servicio público.  Por eso, esperamos y exigimos los esfuerzos necesarios para poner fin a esta situación y corregir lo antes posible todas las carencias y malas praxis detectadas.

LEER LAS CONCLUSIONES DEL INFORME
Compartir contenido