Preguntas frecuentes

Queremos ayudarte a aclarar todas las dudas que tengas. Para ello, ponemos a tu disposición las consultas más frecuentes que suelen hacer las personas usuarias.

Puedes hacernos cualquier otra pregunta a través de nuestro formulario de consulta

La Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Galicia es una entidad sin ánimo de lucro, creada en 1995, que agrupa actualmente a 12 asociaciones repartidas por toda la geografía gallega.

Dirigimos nuestro trabajo a las personas con problemas de salud mental, a sus familias y personas allegadas, a los profesionales de la salud mental y la sociedad en general.

Tenemos delegaciones en Santiago, Vigo, Ourense, Lugo y A Coruña

Puedes contactar con nosotros a través del teléfono gratuito 900 102 661, nuestra web o nuestras redes sociales:
Facebook y Twitter

Los problemas de salud mental son una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o del comportamiento en los que quedan afectados procesos psicológicos básicos como la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, el aprendizaje y el lenguaje, lo cual dificulta la adaptación de la persona al ámbito cultural y social en el que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo.

Es fundamental entender los problemas de salud mental como una parte de nuestra vida y una circunstancia más de la persona, y no como un elemento que anula el resto de nuestras capacidades.

Es importante saber que los problemas de salud mental pueden tratarse para lograr la recuperación o permitir que la persona pueda tener una mejor calidad de vida.

Los problemas de salud mental responden muy pocas veces a modelos simples de tipo causa-efecto. Sus causas son probablemente múltiples y en algunos casos son desconocidas.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada cuatro personas presenta o presentará un problema de salud mental a lo largo de su vida. Aunque pueda haber personas con más predisposición genética que otras, los factores ambientales y sociales pueden afectar de forma determinante en la aparición de los problemas de salud mental, por lo que todos y todas estamos expuestos a ello.

En Galicia, hay más de 80.000 personas con certificado de discapacidad por problemas de salud mental, siendo ésta la segunda causa de discapacidad más común después de la física.

Saúde Mental FEAFES Galicia cuenta con 12 asociaciones federadas en la actualidad:

6 en la provincia de A Coruña
Ferrol, Narón, Cerdido, Betanzos, Culleredo, Cee, Vimianzo, Santiago, Noia, Ribeira, Dodro y Ordes.  
  • Sáude Mental Ferrol. 981 388 992 
  • ASPANEPS. 981 300 370 
  • APEM. 981 132 218
  • Fonte da Virxe. 981 884 239
  • A Creba. 981 824 921 
  • Andaina. 981 802 078 
2 en la provincia de Lugo
Lugo, Guitiriz, Burela, Ribadeo, Cervo y Viveiro.
  • Alume. 981 251 602 
  • A Mariña. 982 557 692 
4 en la provincia de Pontevedra
Pontevedra, Vigo, Redondela, Cangas, Baiona, A Guarda, Ponteareas y A Cañiza.
  • Doa. 986 483 208 
  • Avelaíña. 986 610 021 
  • Alba. 986 859 368 
  • Lenda. 986 859 368

Las entidades prestan y gestionan determinados programas, servicios y dispositivos: 

- Centros de rehabilitación psicosocial. 13 en la provincia de A Coruña, 4 en la provincia de Lugo y 6 en la provincia de Pontevedra.
- Pisos tutelados 
- Residencias. 1 en Cee y 1 en Cervo.
- Centros de día. 1 en Carballo.
- Centros ocupacionales. 1 en Narón, 1 en Santiago, 1 en Noia y 1 en  Redondela.
- Programas de atención en domicilios.

Los dispositivos (centros, pisos y residencias) tienen financiación pública, ya sea a través de la Consellería de Sanidad o de la Consellería de Política Social. Los requisitos de acceso pueden variar según quien sea su financiador, siempre y cuando haya plazas disponibles. Normalmente, las personas tienen que ser derivadas por los servicios de salud mental, por los servicios sociales o de dependencia. Ponte en contacto con la entidad que te interese para ampliar esta información. 

Sí, todos los servicios gestionados directamente por la federación son gratuitos. Algunos de los servicios prestados por las entidades federadas pueden tener un coste por la cofinanciación: pisos, residencias, centros ocupacionales o centros de día.

La propia federación gestiona los siguientes servicios:

- Servicio de información, orientación y asesoramiento
- Servicio de inserción laboral y empleo
- Servicios de asesoría jurídica
- Servicio de ocio y deportes

Estos servicios puedes encontrarlos en todas delegaciones de la Federación en las cuatro provincias.

Para acceder a nuestros servicios puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono gratuito 900 102 661 y pedir una cita presencial para así poder atender de manera personalizada tus necesidades.

Según la localidad de dónde seas, puedes llamar directamente a la oficina más cercana a tu domicilio:

- A Coruña: 981 228 135
- Santiago: 981 554 395
- Lugo: 982 254 452
- Ourense: 988 601 194
- Vigo: 986 485 779

Sí, nuestros servicios también son ofrecidos a familiares y personas allegadas. Llámanos y trataremos trataremos de dar respuestas a tus inquietudes o necesidades.

No. Desde los servicios de información, asesoramiento y apoyo, nuestro equipo profesional te escuchará, te orientará y te apoyará de manera profesional e integral. Éste está compuesto por trabajadoras sociales, educadoras sociales y psicólogas que podrán apoyarte emocionalmente a afrontar tu situación, pero no se presta servicio profesional de psicoterapia. Te facilitaremos información sobre los tratamientos de psicoterapia que se ofrecen desde los servicios públicos de salud y cómo solicitarlos.

No, pero tenemos un servicio de orientación laboral mediante el cual ofrecemos información, asesoramiento y apoyo a la inserción laboral trabajando como centro colaborador del Servicio Público de Empleo de Galicia. Para ello, contamos con el Observatorio de Empleo para Personas con Enfermedad Mental, que tiene como misión facilitar la inserción laboral a través de acciones de información, orientación, formación, intermediación laboral con las empresas y apoyo para la consecución y el mantenimiento del puesto de trabajo.

Las personas con problemas de salud mental son violentas: Las personas con problemas de salud mental no tienen más probabilidades de ser violentas que las demás, y solo el 3-5% de los actos violentos pueden atribuirse a personas con una enfermedad mental grave. De hecho, las personas que tienen una enfermedad mental grave son 10 veces más propensas a ser víctimas de delitos violentos en comparación a la población general. Igualmente, está comprobado que el mayor volumen de violencia entre estas personas corresponde a la ejercida sobre ellas mismas.

Las personas con problemas de salud mental no pueden vivir con los y las demás: Como cualquier otra persona, las que tienen un problema de salud mental pueden vivir solas, con su familia, en pareja o como deseen. Cada persona y cada contexto son diferentes y todas las personas podemos necesitar apoyos para llevar una vida autónoma y con el mayor bienestar posible. En los últimos años se lograron importantes avances para que las personas con problemas de salud mental sean visibles y participen en el entorno comunitario de una manera normalizada.

Las personas con problemas de salud mental no se recuperan: Las personas con problemas de salud mental pueden mejorar y mejoran. Lo recomendable es que se trabaje con ellas desde un enfoque integral que combine tratamiento médico, medidas de rehabilitación sociolaboral y apoyos psicológicos y familiares.

Las personas que tienen esquizofrenia es porque consumen drogas: Tener una esquizofrenia no es consecuencia del consumo de drogas, ni toda la gente que tiene una esquizofrenia consume este tipo de sustancia. Hay una serie de factores que pueden predisponer la aparición de la esquizofrenia. El consumo de drogas es lo que se denomina un factor de riesgo, esto es, aumenta las probabilidades de experimentar crisis u otros brotes psicóticos en personas que ya tenían predisposición.

La enfermedad mental casusa discapacidad intelectual: Un problema de salud mental no es ni causa una discapacidad intelectual. Son dos cosas diferentes aunque pueden presentarse a la vez en la misma persona. A diferencia de la discapacidad intelectual, la enfermedad mental no está asociada a ningún nivel particular de inteligencia, puede presentarse a cualquier edad y es tratable.

A mí no me puede tocar: 1 de cada 4 personas desarrollará algún problema de salud mental a lo largo de su vida. Aunque puede haber personas con más predisposición genética que otras, los factores ambientales pueden afectar de forma determinante en la aparición de problemas de salud mental, por lo que todas las personas estamos expuestas a tenerlos.

No pueden trabajar: En España, 13.000 personas con problemas de salud mental tienen un empleo regular. Sin embargo, el 44% de ellas declaran haber sufrido algún tipo de discriminación en el ámbito laboral.

En la infancia no hay problemas de salud mental: Los niños y niñas también pueden exhibir señales de advertencia tempranas que representen una alarma para su salud mental. Estos problemas de salud mental a menudo se pueden diagnosticar clínicamente y suelen ser producto de la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales. Los datos revelan que el 10-20% de los niños, niñas y adolescentes sufren trastornos psiquiátricos. La mitad de los problemas de salud mental presentan síntomas antes de que una persona cumpla los 14 años, y tres cuartos de ellas comienzan antes de los 24 años.

El sistema que define la nueva ley para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica se basa en diferentes figuras, que serán graduales en función de las necesidades de apoyo de cada persona. Éstas son:  

- Curatela (asistencial o representativa) 
- Guardador/a de hecho 
- Defensor/a judicial 

La curatela se establecerá para aquellas personas con discapacidad que puedan precisar de un apoyo continuado. La deberá establecer una jueza o un juez, que también deberá determinar las áreas de la vida en las que la persona necesitará estos apoyos.

La curatela es, por defecto, una medida asistencial, por lo que el curador o curadora está obligado a:

- Mantener contacto personal con la persona necesitada de apoyo y a desempeñar las funciones encomendadas con la diligencia debida.
- Asistir a la persona a la que preste apoyo en el ejercicio de su capacidad jurídica respetando su voluntad, deseos y preferencias.
- Procurar que la persona con discapacidad pueda desarrollar su propio proceso de toma de decisiones.
- Fomentar las aptitudes de la persona a la que preste apoyo, de modo que pueda ejercer su capacidad con menos apoyo en el futuro.

Para aquellas personas que precisan apoyos más extensos, se establece, de manera excepcional, la curatela representativa. Esta figura está pensada para representar a la persona con discapacidad cuando ésta no pueda hacerlo por sí misma. El curador o curadora deberá hacer un inventario del patrimonio de la persona apoyada y rendir cuentas de manera periódica. Asimismo, el juez o jueza deberá establecer cuándo la persona con discapacidad necesitará ser representada o simplemente acompañada o asistida.

La guardia de hecho se establecerá cuándo no existan medidas voluntarias o judiciales aplicadas. Es decir, es el apoyo natural a la persona, sin la necesidad de formalizarlo. Cuando la naturaleza del acto requiera acreditar la representación (por ejemplo, para acciones de compraventa), la persona que ejerza la guardia de hecho solicitará autorización judicial para esa situación puntual.

El defensor judicial se nombrará judicialmente cuando quien desempeñe la curatela tenga un impedimento transitorio para actuar en un caso concreto, o cuando exista un conflicto de intereses ocasional entre esta persona y a la que le preste apoyo.

Que existan modificaciones en la ley no quiere decir que las personas que recibían apoyo para desarrollar sus proyectos de vida dejen de tenerlo, en todo caso deberán ser protagonistas de esa toma de decisiones y recibirán esos apoyos en la medida que los necesiten.

A su vez, las personas que prestan el apoyo actualmente podrán seguir haciéndolo, pero a través de otras figuras jurídicas. La persona tiene que estar en el centro de las decisiones y se debe respetar su voluntad y preferencias, pero no se le va a dejar sin apoyos.

Con la nueva Ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica, la curatela pasa a ser una figura con carácter asistencial que sólo tendrá carácter representativo en casos especialmente graves. El juez o jueza establecerá en qué actos concretos debe intervenir la persona que ejerce la curatela y si su intervención tendrá carácter asistencial o representativo, de modo que, todas las acciones que no estén recogidas en la sentencia podrán ser realizadas sin apoyo por la persona con discapacidad. Con carácter general, la curatela será asistencial.

Las personas tutoras, curadoras y defensoras judiciales nombradas bajo el régimen de la legislación anterior ejercerán su cargo conforme a las disposiciones de la Ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica, a partir de su entrada en vigor.
 
Las personas, los apoyos y quien los proporciona en el momento actual, los apoyos que están establecidos según la anterior legislación (tutela, curatela, patria potestad prorrogada, etc.) se continúan aplicando y proporcionalmente se irán trasladando al nuevo sistema de apoyos que resultará de la entrada en vigor de la nueva ley. 

Quedan sujetos a tutela únicamente:

1. Las personas menores no emancipadas en situación de desamparo.
2. Las personas menores no emancipadas no sujetas a la patria potestad.

Quedan sin efecto todas las privaciones de derechos a partir de la entrada en vigor de la ley (votar, contraer matrimonio, conducir, etc.). Se establece un período de adaptación a la nueva legislación de 3 años, aunque se puede pedir por cualquiera de las personas interesadas una vez entre en vigor.

Se trata de un documento que acredita la discapacidad de las personas. Va dirigido a personas de cualquier edad y se fundamenta sobre todo en los efectos para la capacidad de realizar las actividades básicas de la vida diaria. Este reconocimiento se efectúa a través de los Equipos de Valoración y Orientación (EVO) dependientes de las jefaturas territoriales de la Consellería de Política Social. Si la persona alcanza un porcentaje igual o superior al 33% en el grado de discapacidad, puede acceder a una serie de beneficios fiscales, laborales, económicos, educativos o sociales, entre otros.

Más información aquí.

Para solicitar el reconocimiento de dependencia, te recomendamos que solicites cita con la trabajadora social de los Servicios Sociales de tu ayuntamiento para que ella pueda tramitarlo. Si no tienes trabajadora social de referencia, podemos orientarte y acompañarte en el proceso.

Puedes consultar los recursos de atención a la salud mental que existen en Galicia en el mapa de recursos de nuestra web. En caso que tengas dudas con el procedimiento, llama a nuestro teléfono 900 102 661 y te orientaremos.

En caso de que tu familiar se encuentre en una situación de crisis, pregúntale qué necesitaría para encontrarse mejor. Es posible que haciendo algo pequeño consigamos que no empeore la situación o incluso que se revierta. En caso de que no haya nada que pueda hacer uno o una misma, es recomendable llamar al profesional que tenga de referencia (médico, psiquiatra, psicóloga…) para que le oriente con pautas concretas para solventar esa crisis. En algunos casos, según su gravedad, se puede contemplar como opción el ingreso involuntario.

Existen dos tipos de internamientos involuntarios:

a) Internamiento común: es aquel que se realiza con autorización judicial previa. El procedimiento comienza mediante una demanda judicial que se presenta en el Juzgado, acompañada de informes médicos que acrediten la necesidad del internamiento. Incluso puede iniciarse a través del Ministerio Fiscal. Además de los informes médicos, se debe contar con un informe del centro donde se realizará el internamiento (sea público o privado) que establezca que existen plazas disponibles.

b) Internamiento urgente: es aquel donde el internamiento se produce primero y la autorización judicial se obtiene posteriormente. En este caso debe darse cuenta del internamiento al  juzgado en el plazo de 24 horas y el juzgado lo ratificará como máximo en un plazo de 72 horas. Es el internamiento que se realiza a través del protocolo ACOUGO. Dicho protocolo establece que el internamiento se llevará a cabo llamando al 061 en situación de urgencia, entendiendo por tal, aquella donde exista un grave peligro para la integridad física o para la vida de la persona afectada o de terceras personas. Se realiza a través de personal médico acompañado de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Es una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos que sufre una persona trabajadora cuando por enfermedad o accidente ve reducida o anulada su capacidad laboral. Dependiendo del grado de incapacidad, se exigen unos requisitos generales y de cotización. Si la incapacidad deriva de un accidente, sea o no de trabajo o de enfermedad profesional, no se exigen cotizaciones previas. 

Tipos, compatibilidades e incompatibilidades: 

- Incapacidad permanente parcial: compatible con cualquier trabajo, incluido el que estaba realizando. 
- Incapacidad permanente total: compatible con cualquier trabajo, excluido el desempeño del mismo puesto en la empresa.  
- Incapacidad permanente absoluta y gran invalidez: la persona puede realizar actividades compatibles con su estado. A partir de la edad de acceso a la jubilación, es incompatible con el trabajo por cuenta propia o ajena.

En todos los casos, si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, existe obligación de cursar alta y cotizar, debiendo comunicárselo a la entidad gestora.

Más información aquí.

No. Tener un diagnóstico de salud mental no lleva parejo la percepción de una ayuda económica. Pide cita y podrás recibir asesoramiento sobre esta posibilidad según tus circunstancias (certificado de discapacidad, años cotizados, ingresos económicos familiares, demandante de empleo de larga duración, etc.).

Si no has encontrado respuesta a tu duda puedes preguntarnos a través del formulario.

Le informamos que "Saúde Mental Feafes Galicia- Federación de Asociacións de Familiares e Persoas con Enfermidade Mental de Galicia", es el Responsable de tratamiento de los datos identificativos aquí facilitados, los cuales son empleados para gestionar la petición recibida, siendo lícito este tratamiento en base a un consentimiento inequívoco prestado por la persona interesada. Los datos no serán cedidos salvo obligación legal y serán conservados durante el tiempo preciso para alcanzar la finalidad acordada. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento dirigiéndose a la dirección Rúa Belgrado 1, 15707 Santiago de Compostela o a través del email datos@feafesgalicia.org .También puede presentar una reclamación ante la autoridad de control en www.aepd.es.

He leído y acepto la política de privacidad.

Tiene que aceptar la política de privacidad

Autorizo a FEAFES Galicia a enviar información a través de mí correo electrónico y/o postal.

Enviar una copia de este mensaje tu propia dirección de correo.