06/10/2021.

Día Mundial de la Salud Mental: un derecho necesario, también en el rural

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, conmemoración que pretende sensibilizar e informar sobre la importancia del cuidado de la salud mental y la defensa de los derechos de las personas que tienen algún problema de esta índole. Este año, el tema elegido a nivel mundial para esta conmemoración es la salud mental en un mundo desigual, llamando la atención sobre aquellos factores que impiden que el cuidado de la salud mental pueda llegar a todas las personas en igualdad de condiciones. 

En este sentido, desde Saúde Mental FEAFES Galicia queremos poner el foco sobre una realidad muy palpable en nuestro territorio que se puso de especial manifiesto con la irrupción de la COVID-19: la dificultad de acceso a los recursos de salud mental que sufren las personas que viven en los entornos rurales

En Galicia, más del 60% de los ayuntamientos tienen menos de 10.000 habitantes, y 119 de ellos cuentan con menos de 2.000 habitantes. Esto nos sitúa como una comunidad con una gran dispersión geográfica y un importante aislamiento poblacional, dificultado por tanto el acceso a ciertos recursos especializados por parte de muchas personas.

En el caso de la salud mental, la población que vive en el rural tiene menos posibilidades de recibir ayuda o acudir a servicios especializados, ya sean de carácter sanitario o social, debido a la escasez o inexistencia de éstos en sus entornos. Existe un problema de acceso y transporte, que a veces exige costearse transportes privados que no están al alcance de todo el mundo.

Por otra parte, hay un gran desconocimiento por parte de las familias y personas allegadas sobre las propias enfermedades mentales, lo que lleva muchas veces a una inacción en la búsqueda de ayuda sanitaria o social y, consecuentemente, al aislamiento de estas personas. A esto hay que añadir el enorme estigma que existe hacia los problemas de salud mental, con un especial peso en las localidades pequeñas donde el miedo al rechazo cobra, si cabe, un mayor protagonismo.

Todos estos factores provocan que buena parte de la población con problemas de salud mental que vive en el rural esté desatendida, agravando así su patología, provocando su aislamiento, limitando su participación social y favoreciendo posibles situaciones de tensión y estrés en el entorno familiar derivados de la enorme carga que implican las tareas de cuidados. 

Respondiendo a esta realidad: un programa de apoyo comunitario en el rural

Para abordar esta situación, Saúde Mental FEAFES Galicia cuenta con un programa de acompañamiento comunitario y atención en el rural, financiado por las Consellerías de Política Social y Sanidade, que pretende acercar servicios de atención a la salud mental a aquellas zonas con especiales dificultades de acceso. Se busca, de este modo, evitar el aislamiento personal y social de las personas con problemas de salud mental, fomentar su inclusión y participación en la sociedad y prevenir situaciones de dependencia. 

Para ello, una serie de equipos profesionales se desplazan a los domicilios y espacios de convivencia de las personas con problemas de salud mental que viven en el rural, permitiendo así que los apoyos se ofrezcan en el entorno habitual de estas personas. Se realiza, además, un acompañamiento social en los casos en los que es preciso, así como acciones de promoción de la salud mental comunitaria. 

Las asociaciones que desarrollan este programa, gracias al cual se benefician cada año alrededor de 130 personas, son Avelaíña (en las zonas de Ponteareas y A Cañiza), Alume (en la montaña lucense), Fonte da Virxe (en el entorno rural de Compostela), Andaina (en Ordes y Oroso), Doa (en Mos y O Porriño) y A Mariña (en la marina lucense). 

Un derecho necesario: mañana puedes ser tú

Más allá de la problemática del acceso a la salud mental en el rural, el movimiento asociativo FEAFES a nivel estatal lanzó la campaña “La salud mental, un derecho necesario: mañana puedes ser tú”. Su objetivo, alineado con la temática mundial de esta conmemoración, es denunciar las desigualdades que existen alrededor de la salud mental y que pueden ocurrir por diversos motivos (económicos, por edad, por género, por educación o por lugar geográfico), así como reivindicar la importancia de que la atención a la salud mental sea igual para todas las personas. Además, el lema pretende concienciar sobre el hecho de que la salud mental afecta a todo el mundo y que, por eso, todos y todas debemos cuidarla.


Compartir contenido